los hombres son como los baños…si no están ocupados son unas m…

TIPS PARA EVITAR LA RUPTURA

Posted on: diciembre 16, 2008

 

Invierte los papeles

 

Otra buena solución es hablar más abiertamente con él, como cuando estaban recién comenzando. Dile que has estado pensando en la vida sexual que llevan y que te gustaría saber lo que él opina y qué cree que le falta a la relación. Invertir los papeles puede que te haga más fácil la tarea de decirle lo que te falta.

 

Dile lo que te gusta

 

¿Te has preguntado si alguna vez le has dicho a tu pareja lo que realmente te da placer en la cama? Son muchas las mujeres que se quejan pero son bien pocas las que le dicen a sus parejas explícitamente lo que quieren. Recuerda que estás en confianza y que no hay peor tramite que el que no se hace. ¡Dile de una buena vez donde te gusta que te toque! y olvídate de la vergüenza, que eso se tiene para otras cosas.

 

Demuéstrale que te gusta

 

Más o igual de importante que decirle lo que te gusta es que se lo hagas saber, se lo demuestres en el acto para que él se de cuenta de lo que logra. Si le das un consejo para satisfacerte y luego lo hace y no demuestras mayor emoción, la verdad es que no le van a quedar ganas de volver a hacerlo.

 

Habla con él

 

Si ya has probado estas técnicas y aún así no ves que el haga nada para remediarlo o que en verdad lo ha hecho pero no has logrado resultados, quizás va siendo hora de que sea directa. Busca un buen momento y díselo con todo el tino y tranquilidad del mundo. No lo pongas como nada serio o dramático, sino como algo simple que se puede mejorar fácilmente. Si dramatizas el tema y pones su capacidad sexual en tela de juicio, él no se atreverá ni a tocarte.

 

Busca ayuda profesional

 

Por último, puede que él no sea el del problema y que seas tú quien está padeciendo alguna disfunción sexual o quizás él, o los dos, ¿Por qué no? En este caso, cuando las cosas no mejorar por ninguna parte, es momento de buscar ayuda profesional. Puede que el tema sea mucho más simple de lo que parece. Convérsalo con tu pareja y por último dile que sientes un problema en ti. Que el doctor le diga que finalmente él tiene el problema, si es que lo tiene.

 

• Imaginación contra la rutina

 

Algunas parejas ingresan en un círculo vicioso de monotonía y aburrimiento, que las conduce a una insatisfacción del que no saben salir. Suelen hacer las mismas cosas, hablar de los mismos temas y caer en relaciones sexuales previsibles y tediosas.

 

Para salir del automatismo, hay que generar cambios y novedades: salir con amigos, sorprender a “tu media naranja”, disfrutar de los momentos compartidos.

 

• Después de la infidelidad, ¡diálogo!

 

Aunque no ha de ser necesariamente una razón para romper, separarse o divorciarse, si las aventuras o relaciones al margen de la pareja no se abordan adecuadamente, pueden llegar a hacer imposible la convivencia, debido a los sentimientos de resentimiento y culpa, del engañado y del engañador, respectivamente.

 

Si se decide a seguir adelante, hay que analizar la relación y sus problemas o carencias, ya que la infidelidad suele ser un síntoma de que algo no funciona.

 

• Cómo mejorar la convivencia

 

Cuando dos personas deciden vivir bajo el mismo techo, es habitual que surjan decepciones o se descubran facetas del otro que son agradables. Se trata de un proceso natural, porque hay aspectos del otro que hasta el momento de la convivencia no habían tenido oportunidad de salir a la luz, pero conviene facilitar el ajuste de una persona con la otra, hablando sobre los puntos de conflicto, expresando lo que resulta molesto y buscando alternativas para solucionarlo.

 

Una vez más, al igual que ocurre en el terreno sexual, la “vitamina” por excelencia del amor es la comunicación.

 

• Si la relación está “verde”, hay que afianzarla

 

Paradójicamente, a veces la inmadurez, puede hacer que una relación “se pudra”. Es inevitable que surjan desavenencias cuando uno de los dos cree que puede o debe cambiarlo al otro para amoldarlo a sus propias preferencias y necesidades, o bien cuando una de las dos partes de la pareja no está dispuesta o preparada para aceptar las responsabilidades, claroscuros y retos que implica una relación estable.

 

Estos temas deben abordarse de forma explícita y directa, para conocer que quiere cada uno y hasta dónde está dispuesto a llegar.

 

• La búsqueda del consenso

 

Cuando dos personas que se quieren no consiguen ponerse de acuerdo sobre lo que es más y menos importante para la relación, hacia dónde se dirige y en qué deben centrarse primero, ello puede conducir al distanciamiento emocional y a que cada uno tome posiciones sin contar con el otro.

 

Una cosa es la independencia emocional de los miembros de la pareja, saludable para la relación, y otra diferente, la indiferencia respecto de lo que opina el otro.

 

Para evitar problemas, cuando las prioridades de ambos son diferentes, conviene dialogar y buscar posturas intermedias y consensuadas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • ´nataly: aarreglate miga yo te diria que terminaras con esa persona porque esta claro que ya no te quiere. por mas que lo quieras arreglate ponte bella y dale
  • valeria: no me apasado poq mas bien me dicen q soy fea
  • vanessa: tenemos 13 de edad y asi ya nos paso me tocaba las manos me acompanaba a donde iva se ponia celoso voltiaba para otro lado cuando le ablaba de un cha

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: